Compartir
Presidente López Obrador firma compromiso de no reelección
Presidente López Obrador firma compromiso de no reelección

Por Bruce Julis | @PerroRon1 | #AxolotlMedia

Las historias jamás se evalúan cuando inician,es necesario que el tiempo las alimente, las nutra y tal vez unos años después,sólo entonces, se vuelven una verdadera historia.

Tratar de evaluar historias cuando estas apenas inician, no solo es una necedad, es en todo caso, un deseo de que las cosas no sucedan o de crear nubarrones que opaquen su verdadero desarrollo.

Me queda claro Andrés Manuel López Obrador no será la fantástica historia de total éxito que él espera y sus más cercanos desean, pero también es cierto que su historia no será la tragedia que sus detractores anhelan algún día contar.

Sin lugar a dudas la resistencia a los cambios es una característica humana y en México no sólo esa, lo es también el deseo de que los planes fracasen, cuando son de los que no piensan como nosotros, eso es muy común.

La estructura social en México no es aquella que abone a la causa, es más bien una lluvia de ataques y críticas al contrincante, la sociedad mexicana no ha aprendido a abonar con su calidad a las causas de un país, esto seguramente, porque es más fácil criticar, señalar y esperar a que el de enfrente fracase, aunque en ese fracaso no gane nadie.

En este país en la política, la teoría del ganar-ganar es una ficción. A los políticos mexicanos les enseñaron que solamente debe ganar el que tiene el poder y después de él, sus allegados.

Lo más difícil para salir adelante en este país no es la clase política, pese a lo que se piensa, lo más difícil es que la propia sociedad reconozca que la fuerza la tiene ella misma, que el día que se decidan a hacer algo en colaboración, unidos y con una vigilancia estricta de los políticos, esto podrá empezar a avanzar.

Debemos entender que es el tiempo de la sociedad, porque si no nos damos cuenta de eso, la oportunidad se irá de nuestras manos y los políticos nuevamente nos la arrebatarán.

El día que los partidos gobernantes perdieron, el poder no lo ganó AMLO ni MORENA, lo ganó la inconformidad de una sociedad que ese día, se unió en su mayoría para derrocar a quien nos saquearon durante años.

Si esa parte importante de la historia no la entendemos, la historia que contaremos en el futuro no será de éxito o fracaso, será como ha sido en este país siempre, la historia que nos permitan contar, sin qué necesariamente sea la verdadera.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here