Compartir

*Desde la academia hay más recursos para visibilizar las fosas clandestinas y desapariciones forzadas, asienta la investigadora en la BUAP

Tan solo del 2006 al 2016, en México se han descubierto casi 2 mil fosas clandestinas, mientras que en los últimos dos años hay un registro de 40 mil desaparecidos. Esta estadística ubica al país en el primer lugar en impunidad en América y en el cuarto a nivel mundial, afirmó Anne Huffschmid, de la Freie Universität Berlin, durante su conferencia “Paisajes forenses: Ante las fosas clandestinas en México”, impartida en el edificio Arronte de la BUAP.

Si bien este fenómeno se remonta varias décadas atrás, Anne Huffschmid precisó que es hasta 2014, con el caso Ayotzinapa, cuando se inició toda una discusión sobre cómo abordar el fenómeno de las fosas clandestinas y la desaparición forzada en México.

Al hablar sobre la impunidad, comentó: “Debido a la falta de recursos por parte del Estado, en algunos municipios cuando se ha reportado una desaparición prefieren ignorar la investigación, al no contar con el personal ni los conocimientos para la búsqueda, procurando que los familiares se den por resignados y dejen el tema en el olvido”.

Durante su conferencia explicó la tarea de los antropólogos forenses, quienes buscan descifrar las huellas de la muerte anónima, devolverles a los restos humanos un nombre y a sus familiares la posibilidad de hacer el duelo y tener justicia.

En el edificio Arronte, con la presencia de estudiantes y académicos, la investigadora también del Instituto de Estudios Latinoamericanos presentó una proyección sobre el trabajo del Colectivo Solecito, una organización civil en Veracruz que se encarga de buscar fosas clandestinas y regresar los cuerpos a las familias.

Dicho colectivo se formó ante la falta de una respuesta del Estado para la búsqueda de sus familiares. “Ellos han tomado las herramientas y buscado los conocimientos necesarios para el rastreo y abordaje de una fosa, todo a partir de recursos de ellos mismos. Son personas que se unen en la superación del mismo dolor, y que dan al cadáver la dignidad y piedad que no se le tuvo”.

Al término de la proyección tuvo lugar una ronda de preguntas que reflejaron el interés de los asistentes sobre la ausencia de una cultura de la denuncia, la búsqueda del familiar más que de justicia, los protocolos de investigación y cómo tratar el tema cuando no existe la disposición ni los recursos por parte del gobierno.

Para Anne Huffschmid, autora de varios libros y artículos, entre estos Grietas en la habitación. Memoria, violencia y vida urbana en América Latina; La fe es el lugar. Las culturas urbanas de las oraciones globales; y, NarcoZones. Mercados no consolidados y violencia en América Latina, el fenómeno de las fosas clandestinas y las desapariciones forzadas es también un tema de derechos humanos:
“Somos desaparecibles todos; todos somos víctimas potenciales, más allá de las clases sociales. Tenemos distintos recursos y distintas responsabilidades. Yo creo que desde la academia, desde la investigación, desde la cultura, hay más recursos para visibilizar, para aportar, esta es nuestra responsabilidad: romper un poco esa barrera invisible, a veces intangible, pero que ahí está”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here