Inicio Columnas Adiós 2018 – Bienvenido 2019

Adiós 2018 – Bienvenido 2019

111
Compartir

Adiós 2018 – Bienvenido 2019

Por Teresa Meneses 

Iniciamos un nuevo año, un nuevo ciclo que nos llena siempre de esperanza, por lo que en estas primeras semanas se acostumbra intercambiar con familiares, amigos y conocidos, abrazos y frases que expresan buenos deseos, mismos que quiero expresarles, deseo para todos ustedes queridos lectores, que este sea un año de logros, de mucha salud, de realizaciones, de sueños, de esperanza, de prosperidad y de gratos momentos.

El mes de Diciembre ha quedado atrás y con él hemos vivido una serie de tradiciones que nos han dejado una suave nostalgia, hemos colocado el árbol navideño, hemos asistido a posadas donde se han quebrado piñatas, degustado el pavo, deleitado con el ponche y los aguinaldos, acudimos a presenciar pastorelas y con beneplácito vemos que estas tradiciones continúan transmitiéndose de generación en generación.

Quiero aquí hacer hincapié en una tradición que felizmente se conserva en muchos hogares y me refiero al nacimiento. Esta tradición tuvo su origen en Italia, el 24 de Diciembre de 1223 a iniciativa de San Francisco de Asís y con la autorización del Sumo Pontífice de esa época, San Francisco quiso representar el Nacimiento de Jesús con toda solemnidad para aumentar la devoción de los fieles.

En lo personal, año con año tengo la oportunidad de visitar el hogar del matrimonio apizaquense integrado por el empresario Juan Manuel Huerta Franco y la Doctora Virginia Aguilar García Méndez, quienes colocan un gran nacimiento que es toda una obra de arte, Juan Manuel nos comenta que le toma un mes el colocarlo, es una tradición que heredó de sus padres. En la parte superior se muestra el cielo, con luceros y estrellas luminosas, ángeles flotan en el aire anunciando la buena nueva. Se observan pastores que se dirigen a la cueva donde ha nacido el Salvador. Cada imagen representa a los pastores realizando las diferentes actividades que se realizaban en esa época, unos llevan pan, otros leños, otros descansan a la luz de una fogata. Hay una cascada, a lo lejos vienen ya los Reyes Magos. En las paredes se ven a lo lejos los muros de la ciudad. En fin se pueden admirar más de 300 imágenes.

El observar las imágenes, advertir la esperanza reflejada en sus rostros y notar las luces que iluminan su camino, hacen que por un momento abramos nuestro corazón dejando aflorar nuestros sentimientos, nos transportamos a nuestra niñez y disfrutamos de esos momentos mágicos que nos hacían esperar la época decembrina con mucha ilusión.

Juan Manuel Huerta muestra además, en su encantadora casa, una colección de 81 nacimientos de diferentes materiales, en punto de cruz, hojas de maíz, cerámica, barro, papel y bronce, entre otros.

Los motivos navideños que proliferan en esa casa, junto con la amabilidad de sus propietarios, el entusiasmo y atención con los que muestran los detalles de cada rincón de su hogar, hacen que al retirarnos lo hagamos realmente con un espíritu renovado.

Un reconocimiento a Juan Manuel y a Vicky por este maravilloso regalo que ofrecen a familiares y amigos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here