Inicio Reflexiones de la mente Prevención de accidentes en el hogar

Prevención de accidentes en el hogar

53
Compartir

Prevención de accidentes en el hogar

Como ya comentamos con anterioridad, en esta época se incrementan los accidentes en el hogar, si tenemos niños pequeños, hay que considerar revisar cuidadosamente, las áreas de la casa y hablar con ellos, para evitar posibles daños.

En el mago de Oz, Dorothy comenta, “No hay lugar como el hogar”, y es totalmente cierto. En el hogar nos sentimos a gusto, confiados, tranquilos, abrigados, es el lugar donde estamos “más seguros”, sin embargo, un descuido, puede provocar accidentes que conlleven un alto costo. Debemos poner atención a todos los espacios y en especial a aquellos que presentan mayor riesgo, hay que observar, advertir y recalcar sobre las medidas de seguridad, el orden, la higiene, la información en general y prever los factores posibles que pueden ocasionar un perjuicio irreversible.

Los accidentes ocurridos en casa son muy frecuentes, muestran un 50 % de las muertes de menores, de uno a catorce años. Por su frecuencia, los más comunes son, asfixia por objetos, intoxicaciones con medicamentos y líquidos, reacciones alérgicas, quemaduras diversas; electrocuciones con aparatos o enchufes, caídas y golpes, cortaduras con objetos filosos y lesiones por arma blanca o de fuego.

Recordemos que la Organización Mundial de la Salud (OMS), reportó que cada día mueren más de dos mil niños, debido a lesiones no intencionales y cada año ingresan a hospitales, niños con lesiones que pueden incapacitar su cuerpo para toda la vida.

Los accidentes más frecuentes en el hogar, que ocasionan heridas y hemorragias, son el contacto que se tiene, de manos y pies con objetos cortantes y punzantes, caídas o golpes. ¿Cómo prevenir? Primero que nada todos los padres debieran conocer lo básico de primeros auxilios y acordar con la familia, lo que debe de hacerse en un caso de urgencia.

Si no sabe de primeros auxilios, entonces tenga a la mano los números de los servicios de salud y urgencias, si el caso lo amerita, ubicar el hospital más cercano, contar con la documentación necesaria para el servicio, tranquilizarse y proceder a cubrir la urgencia. Poner los objetos peligrosos fuera del alcance de los niños, los cuchillos y navajas, tijeras, destornillador, guardarlos en un lugar alto, con la cuchilla protegida, cuidar de los objetos rotos de vidrio, cerámica, madera u otros.

A veces hace falta mayor acción, entonces, si la herida produce una hemorragia, hay que taponarla, haga presión sobre la misma, a veces el torniquete funciona, todo depende de la herida, la edad de la persona y el tipo de lesión. Muchas veces no hacemos nada, porque no sabemos y tenemos miedo de ocasionar un daño mayor, entonces hay que recurrir a los especialistas de la salud y tranquilizarse.

Las quemaduras las puede causar el contacto o proyección de objetos, partículas o líquidos a temperaturas elevadas, al cuerpo. Es peligroso dejar el horno o las hornillas de la estufa encendidas, no se deben manejar objetos calientes sin protección, no debe de mantenerse las lámparas o focos encendidos, es pertinente utilizar guantes para el manejo de recipientes calientes o sin asas, no se debe freír, cocer alimentos o agua sin tapa, no se debe manipular velas encendidas, explosivos, cohetes o pólvora.

¿Cómo prevenir? Es necesario revisar una por una, las causas y así, actuar con mayor seguridad, es recomendable colocar protecciones en los objetos calientes, no sobrecargar los enchufes eléctricos, no fumar en lugares donde haya material flamable, hay que tener cuidado con los mangos de las cacerolas y sartenes, alejar a los niños mientras se prepara la comida y no permitir manipular las perillas de la estufa o cualquier objeto que produzca calor o fuego.

Apartar a la persona se encuentra cerca del fuego, si la ropa se encuentra en llamas, intentar apagarla con una manta o hacer que la persona ruede por el suelo. Tratar de calmar el dolor, sumergiendo la parte afectada si es pequeña, en agua por diez minutos, no aplicar ningún remedio casero o común, llamar a urgencias para su mejor atención. Cuide a sus hijos.

Para el caso de las caídas o los golpes, estas frecuentemente suelen presentarse por tener pisos poco limpios, resbalosos por agua, cera o aceite regado, hay que poner especial cuidado a las escaleras o el baño, cuidar de no dejar objetos (sillas, cajas, juguetes) en lugares expuestos a los accidentes o que obstaculicen el paso, tener cuidado de muebles con ángulos que puedan provocar daño a su paso, y mantener la protección segura en los espacios abiertos.

¿Qué hacer para prevenir? La limpieza de la casa es indispensable, no utilizar ceras u objetos en el piso, que puedan provocar resbalarse; el uso de alfombras es bonita decoración, pero en el baño, la entrada de la casa o las recámaras, son un verdadero peligro; mantenga las cosas en su lugar, para que las vías de acceso estén libres, la manutención de la casa en primordial, así como de la protección, seguridad y el buen estado de los objetos de uso cotidiano. Si ocurre algún accidente como un hematoma, esguince, luxación o fractura, es mejor llamar a los servicios de urgencias.

En los atragantamientos, lo habitual es que se presenten por alimento o saliva, o por introducir objetos a la nariz o la boca, objetos como semillas, canicas, monedas, botones, ojos de peluche, trozos grandes de comida o al hablar con la boca llena, objetos que son mayores al de las vías respiratorias y pueden obstruir la respiración. ¿Qué hacer? A los niños, les gusta experimentar cosas nuevas, por lo que hay que observarlos cuidadosamente y poner atención en estos hechos. Para evitar un atragantamiento, hay que hacer que la persona tosa, y conocer la maniobra de Heimlich, que consiste en abrazar a la persona por detrás, con las manos entrelazadas por encima de la cintura y apretar con fuerza cuatro veces en dirección hacia arriba, parece fácil aplicarlo a un adulto, pero a ¿un niño?, si no se sabe, se puede dañar gravemente al menor, entonces llame primero a urgencias.

En las intoxicaciones o envenenamiento, es muy común que sea por el descuido en la ingesta de medicamentos, productos de limpieza, insecticidas, pinturas y solventes, bebidas alcohólicas y alimentos en mal estado. ¿Qué hacer para prevenir? Guardar todos estos objetos fuera del alcance de los niños y advertir su ingesta, mantener los productos en sus envases originales y no juntarlos con otros, leer las instrucciones de los artículos de limpieza.

Es importante tener una buena comunicación con los menores para que puedan contarnos lo sucedido e identificar, el tipo de líquido que ingirió. En caso de la ingesta de alguna sustancia tóxica, llame al servicio de urgencias, no provoque el vómito si se ingirió sustancias como lejía o ácido; dar a beber cantidad suficiente de agua. Es necesario conocer sobre estos temas para elegir la acción adecuada, no siempre los consejos de la familia o el sentido común nos ayuda.

La intoxicación alimentaria se presenta por la ingesta de alimentos contaminados con bacterias comunes. Puede ocurrir por comer carne mal cocida, productos que se contaminan fácilmente o en descomposición. ¿Qué hacer? No consumir o guardar alimento en el refrigerador por mucho tiempo, cocinar bien (70°) la carne, el pescado y los moluscos, de preferencia hervir todos los alimentos que se guardaron en la nevera antes de consumirlos, revisar o preguntar la temperatura idónea para el congelamiento de carne y pescado.

Para las verduras y fruta, lavar bien (hay productos que ayudan), más si se consumen crudas, no poner junto los alimentos contaminados con los nuevos; lavarse bien las manos antes de preparar los alimentos y al consumirlos, no usar teléfono u otros utensilios que no sean para cocinar, mantener la cocina limpia (estufa, paños, estropajos), no consumir leche no pasteurizada, mantener la comida libre de todo contacto exterior (a la intemperie, insectos, roedores, mascota), revise y respete la fecha de caducidad y evite la descongelación, no compre productos que tienen abolladuras, que se encuentren oxidados, deteriorados o están inflados; poner la basura en los contenedores y no dejarla al aire libre. Consejo: ¡Cheque donde come! y ¡Cuide a sus hijos!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here