Inicio Cultura Sátira sobre el régimen de Hitler arrancó temporada en La Gruta

Sátira sobre el régimen de Hitler arrancó temporada en La Gruta

189
Compartir

La puesta en escena El último ciclista de Karl Svenk, obra escrita clandestinamente en el campo de concentración nazi de Terezín, Praga, como una sátira sobre el régimen genocida de Hitler, inició temporada que culmina el 15 de agosto en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico.

El montaje es una espléndida y muy divertida metáfora que ofrece una lección de vida contra el autoritarismo, la discriminación, la violencia, la manipulación y el engaño, llena de humor y deseos de vivir.

Su mensaje va más allá de la sátira al aborda temáticas como la tolerancia y el abuso de poder, fenómenos vigentes en nuestros días, en muchas de las naciones, en el mundo.

Además es una expresión de amor y libertad que al tiempo que invita a la reflexión, provoca risa y divierte durante 90 minutos con un excelente trabajo actoral de la compañía Los Weros Teatro que presenta una obra cómica y vertiginosa, llena de humor que hace reír, llorar y ganas de amar.

Su autor Karl Svenk fue escritor y dramaturgo, pionero en abordar tramas de vanguardia, incluso ante de ser encarcelado, caracterizado por manejar el absurdo y el humor negro en muchas de sus obras.

Esta pieza fue rescatada por un sobreviviente que actuó en ella. Se ubica en un manicomio donde los locos, los pacientes psiquiátricos o los lunáticos, como son nombrados en la historia, se sublevan y escapan del centro de tratamiento de enfermedades mentales.

Si líder es una demente, espejo fiel de Hitler sin tener su apariencia física, que cree que el mal de todos los problemas -el hambre, el clima y la economía, entre otras cosas-  son resultado de la existencia de los ciclistas.

Los líderes son Gran Mama y su consejero Rata, quienes emprenden la persecución contra todos los ciclistas del mundo hasta alcanzar su exterminio, borrando, incluso de la memoria, su existencia por generaciones. Todos los que tuvieron una relación directa o indirecta con una bicicleta deben ser suprimidos o anulados de la historia.

A través del engaño, usando la frustración, la manipulación, las necesidades de la gente y la fuerza bruta generan el caos en la ciudad hasta tomar el poder e imponer dictatorialmente sus ideas de odio, rencor e intolerancia.

Pero hay un sobreviviente en libertad, Donny, quien huye con su novia Donna. Gran Mama ordena su búsqueda por cielo, mar y tierra hasta su captura.

Con la traducción y adaptación de Isaac Slomianzki y dirección y actuación de Natalia Godet, el montaje presenta a cinco actores en escena: Mariana Villaseñor, Omar Esquinca, Víctor Avena, José Ponce y Godet, quienes caracterizan a quince diversos personajes a través de máscaras.

Para la actriz y directora Natalia Godet la obra tiene como mensaje que “una de las maneras más maravillosas de aprender de los errores de la historia del ser humano, es a través de la risa”.

Opinó que es una pieza optimista que muestra que entre la adversidad hay otro camino, una esperanza “que la risa nos deja ver la verdad para digerirla y cambiarla”.

Al recordar que la trama hace alusión indirecta al holocausto judío, “abre la posibilidad de hablar de cualquier persecución histórica que haya habido y haya en este mundo”.

Es más su texto “es vigente. Es maravilloso encontrar en texto que fue escrito próximo a los cien años y encontrarla vigencia; lo cual lo hace terrible porque estamos hablado que después de tanto tiempo, quizá, no hemos aprendido a dejar de señalar al otro, de perseguirlo y a querer exterminarlo”.

El proyecto surge con el  apoyado del Fondo Nacional Para la Cultura y las Artes, a través del Programa de Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales, dentro del Ciclo Ópera Prima.

El último ciclista, obra con duración de 90 minutos,  se presenta todos los miércoles a las 20:30 horas, hasta el 15 de agosto, en el Foro la Gruta del Centro Cultural Helénico.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here